Foto-21

Movilización en Solvay contra la venta de la UE

 

La plantilla de Solvay ha iniciado hoy viernes la movilizaciones para mostrar su más «enérgico rechazo» a la decisión de la dirección de la empresa de no invertir en el cambio de tecnología para la fabricación de cloro en la Unidad de Electrólisis y poner en venta la planta, que tienen casi 40 trabajadores. Según el presidente del comité de empresa, José Ángel Rubio, es un «hecho sin precedentes» en los 107 años de historia del grupo empresarial belga en Torrelavega.

 

En un comunicado que leído al término de una concentración, en la que han participado cerca de 200 trabajadores, Rubio ha señalado que, hasta ahora, todas las reestructuraciones o cierre de fabricaciones en Solvay se han realizado sobre la base «tanto del mantenimiento del vínculo laboral con la fábrica del personal afectado, como de la negociación con el comité de empresa».

 

Por eso exigen a la dirección que mantenga su fidelidad a «estos principios históricos», pilares a su vez de «las buenas relaciones laborales y de los bajos niveles de conflictivad» que han caracterizado a la fábrica de Barreda. Los trabajadores creen que cualquier decisión que se tome sobre la planta de cloro, «puede y debe incluir» tanto la apertura de una mesa de negociación con el comité de empresa, como el mantenimiento del personal afectado. La representación sindical de la plantilla (UGT, USO y CC OO) ha manifestado también su disposición a colaborar en la búsqueda de la «mejor solución», pero «cualquiera que sea, debe de anteponer el aspecto social a cualquier otro interés».

 

La planta de cloro requiere de una inversión de entre 23 y 25 millones de euros para cambiar la actual tecnología productora de amalgama de mercurio, modificación que debe realizarse antes de 2017 por acuerdo de la Unión Europea, y que Solvay no está dispuesta a realizar. La dirección ha marcado el 31 de diciembre como fecha tope para concretar el estado de las negociaciones sobre la venta de la planta y los sindicatos han convocado una calendario de movilizaciones porque quieren ‘salvar’ los casi 40 puestos de trabajo afectados.

 

La concentración ha durado media hora, ante el acceso principal a la fábrica, y en ella ha destacado la presencia de representantes de comités de empresa de otras grandes fábricas de la comarca, como Sniace y Bridgestone, así como la de líderes sindicales como María Jesús Cedrún, secretaria general de UGT en Cantabria; Daniel San Miguel, secretario general de Industria de CC OO, y José Vía, secretario de Acción Sindical de la Federación de Industria de USO.