el futuro incierto

La Dirección cambia y el incierto futuro de Solvay-Torrelavega continúa

Hace dos años, llegó un Director que lo más destacado de su gestión ha sido la aplicación de una reestructuración, después de costosísimos estudios de empresas consultoras; que se están materializando con reducción de empleo propio y de contratas, implantando nuevos métodos de trabajo que sus resultados para la USO están absolutamente cuestionados en cuanto al clima laboral que están creando y su dudosa viabilidad para una mejor competitividad y garantía de futuro, así como la calidad del trabajo en el Complejo Industrial.

 El Director se fue sin dar respuesta a las demandas públicas de información requeridas en la Voz Autónoma de Abril de 2013 sobre:

  • Qué hay de la venta del chalet de la Dirección de Suances.
  • Coste de la Dirección con detalle de:

    • Gasto de alquiler de vivienda.
    • Gastos de viajes semanales a Alemania.
    • Gastos del nuevo automóvil.
    • Otros gastos de representación

Resulta evidente que una cosa es la que se predica y otra muy diferente la que se practica una política empresarial. La transparencia es más necesaria que nunca cuando se están aplicando y exigiendo esfuerzos y sacrificios en empleo, salario y calidad del trabajo, al conjunto de trabajadores y trabajadoras del complejo SOLVAY-TORRELAVEGA.

BIENVENIDOS, ACIERTO Y COMPROMISO CON SOLVAY – TORRELAVEGA

Es lo que  desea y reclama la sección sindical USO a la nueva Dirección Jorge Oliveira y Fernando Cohnen.

De su acierto y compromiso con SOLVAY – TORRELAVEGA dependerá una buena parte del futuro de este complejo industria. USO  sitúa su primer reto en seguir fabricando cloro en Torrelavega mediante el cambio de tecnología de mercurio a membrana. Para conseguir ese objetivo podrán contar con nuestra colaboración, gestiones y esfuerzo decidido.

USO retomará su campaña en defensa de la fabricación del cloro en SOLVAY – TORRELAVEGA.

Esperamos que el nuevo Director de SOLVAY – TORRELAVEGA, D. Jorge Oliveira no tenga que aplicar  su amarga experiencia de cierre de Povoa y evite la desagradable etiqueta de “liquidador – enterrador”